Diciembre de lucha en las calles argentinas. Cientos de miles de personas, con amor y dolor, movilizadas en resguardo de la vida, de derechos, frente a una avanzada del estado, mediante una ley que agrava la injusticia social, reduciendo los ingresos de los más vulnerables (jubilados, pensionados, madres que reciben la AUH y ex combatientes de la Guerra de Malvinas).  “Cuanto no sea compatible con la dignidad humana, caerá”. Decía José Martí. El rearme moral para ello comenzó. 

Pocas veces viví lo que ese día. Balas de goma, camiones hidrantes, bombas de gas lacrimógeno, represión. Recuerdo estar con mi amigo del Oso, impresionados por la situación que estábamos viviendo. Por momentos, olvidaba que estaba con mi cámara, intentaba ayudar a quienes habían sido impactado el gas, por los palos de la policía (que son quienes deberían cuidarnos y no ‘cazarnos’). 

Corrimos por 9 de Julio, nos hicieron correr. Cientos de motos con efectivos nos perseguían por luchar por nuestros derechos. 

Ese día volví a mi casa llorando, impactado por lo que habíamos vivido.

Las leyes se aprobaron en un marco de tensión, en una Plaza de Mayo llena de personas que, cansadas de que se vulneren nuestros derechos, salimos a la calle. 

“Mi arma es la literatura” decía Julio Cortázar. La mía, la fotografía. 

  • Black Instagram Icon

untal

lucas